Con 16 años y apenas un metro y 65 centímetros de estatura, la bogotana Luna García alimenta sueños de alto vuelo en el voleibol.