28/09/2017

Pocas veces se ven semifinales tan emotivas y abiertas como la que protagonizaron el Deportivo Cali e Independiente Medellín en el estadio de Palmaseca, buscando un cupo en la gran final de la Copa Águila y que terminó quedando en manos de los antioqueños, tras igualar a dos tantos y ser más efectivos en la definición desde el punto penal.

Sin embargo, el desarrollo del partido siempre se vio favorable para  los azucareros, que se pusieron en ventaja por intermedio del goleador Jefferson Duque con un cobro desde los 12 pasos, a la altura del minuto 6′ del encuentro.

La igualdad para el poderoso llegó a través de un golpe de cabeza del defensor Rodrigo Erramuspe, en el 32′.

Pero ocho minutos más tarde, Duque nuevamente le daría la ventaja a los vallecaucanos, que se ilusionaban con el paso a la final. Y más aún, cuando su arquero Pablo Mina le atajó una pena máxima a Juan Fernando Quintero en el 61′.

Sin embargo a menos de 10 minutos para que finalizara el compromiso, el atacante del rojo antioqueño Juan Fernando Caicedo puso el 2 por 2 definitivo, y el 3 por 3 en el global, para llevar la definición a los penales, en los que el arquero David González y el defensor Santiago Echeverría sentenciaron el paso del poderoso a su primera final de la Copa Colombia.

Los dirigidos por Juan José Peláez buscarán ahora el título ante el vencedor de la llave entre Junior de Barranquilla y Patriotas de Boyacá.

Juan Pablo Gutiérrez de Piñeres