Miguel Ángel Russo, técnico de Millonarios, ya se encuentra en Argentina, donde pasará unos días junto a su familia y a la espera de poder dirigir el partido por Copa Libertadores del próximo 15 de marzo ante Independiente de Avellaneda.

Russo, quien ayer fue dado de alta de la Fundación Santa Fe, donde permaneció recluido desde el pasado 22 de febrero por una bacteria que afectó su sistema urinario, viajó anoche desde la capital colombiana hacia Buenos Aires.

El técnico campeón de la última Liga, quien a comienzo de año se sometió a una operación de vejiga en su país para combatir un cáncer de próstata, que de acuerdo con informes médicos ya desapareció de su organismo, ha sido internado dos veces más en Bogotá a causa de una infección urinaria que sólo le ha permitido dirigir un partido en los que va del año.