Con la tranquilidad que lo caracteriza, Juan Pablo  Montoya, le restó importancia a lo que le hizo al piloto Tony Steward, al sacarlo de la pista, en la última carrera del Chase, en la Násca.

Y lo justificó, porque primero el norteamericano, lo chocó cuando estaba disputando los primeros lugares dejándolo prácticamente, sin posibilidad de gana.

Entonces, Montoya obró por su propia voluntad y le comentó a su equipo por el radioteléfono: que: “Si la Náscar no hace algo, yo sí” y lo sacó de la carrera.

El estadounidense, chocó contra el muro y no terminó Mientras, el colombiano, fue sancionado con dos giros, quedó en el puesto 38 y octavo en la genera.

La temporada para Montoya, comenzará en 2010, con las 24 Horas de Daytona y con la intención de ganar su primera válida en la Náscar, en su cuarto año.