Falleció el boxeador colombiano Luis Quiñones. Su familia confirmó que el fallecimiento del pugilista ocurrió minutos antes de la media noche en Barranquilla.

El hermano de Luis, Leonardo Quiñones, confirmó que el deportista falleció en la madrugada de este viernes tras haber desmentido la noticia el jueves en la noche. Leonardo aseguró que Luis aún respiraba y que su familia se aferraba al milagro.

La fatídica muerte del deportista se produjo luego de que cayera súbitamente en el ring del Coliseo Elías Chegwin mientras sostenía un combate contra su colega José Muñoz el pasado 24 de septiembre, válido por el título nacional de las 140 libras.

A Quiñones lo trasladaron hasta la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de la Clínica General del Norte, lugar donde permaneció en coma hasta su fallecimiento y en el que cada reporte médico confirmaba que su salud se iba deteriorando poco a poco.

También puedes leer: ¿Gritos homofóbicos a David Ospina?: por esto se detuvo unos instantes el partido Colombia vs México

“Deseo poder devolver el tiempo”

El mismo boxeador José Muñoz publicó una emotiva carta este miércoles, en la que clamaba porque Luis despertara del coma tras haber sufrido un accidente cardiovascular.

“Deseo poder devolver el tiempo y que no hubiese ocurrido”, escribe Muñoz en uno de los apartados de su texto.

“Nunca pensé que un sueño pudiera convertirse en una verdadera pesadilla. Las ganas de triunfar en la vida nos pusieron a ambos en el mismo camino, pero por esas cosas de la vida y sobre todo de la profesión que escogimos, hoy estás en una situación que nunca imaginamos, expresa el boxeador en su escrito.

“Durante los últimos días, no cesa tu imagen en mi cabeza, y pienso en el gran futuro que tienes por delante. Hemos sido compañeros y amigos de sparring lo cual me ha permitido conocer todo lo bueno que tienes por brindar como persona y como deportista”, confiesa.

“Solo deseo poder devolver el tiempo y que eso no hubiese ocurrido, es inevitable no dejar de imaginarme estando en tu situación y cuestiono por qué te sucedió a ti. Siempre hemos escuchado que las situaciones difíciles no duran para siempre, y hoy más que nunca me aferro a esas palabras. Quiero decirte, que estás en mis oraciones y las de mi familia, que deseo de todo corazón que te recuperes y te levantes de ahí a seguir luchando por tus sueños”