El empresario José Becker, padre de los porteros brasileños Álisson, del Liverpool inglés, y Muriel, del Fluminense, murió ahogado en una represa que pasa por su propiedad en el sur del país, según reportaron en la madrugada de este jueves los organismos de socorro.

El Cuerpo de Bomberos de Caçapava do Sul, en el estado de Río Grande do Sul, fronterizo con Argentina y Uruguay, confirmó que el cadáver encontrado poco antes de la medianoche del miércoles era del empresario de 57 años, reportado como desaparecido desde la tarde cuando dio una zambullida para nadar en la represa.

El empresario, que también fue portero de clubes aficionados en Río Grande do Sul, estaba con amigos de pesca deportiva en su casa de campo en el municipio de Lavras do Sul, a 320 kilómetros de Porto Alegre, la capital regional.

Becker desapareció cuando nadaba en la represa Rincao do Inferno, un turístico paraje de formación rocosa del río Camaquá que pasa por su propiedad, y su cadáver fue rescatado por un amigo y un empleado de la casa de campo.

El club Fluminense de Río de Janeiro, donde actúa como portero titular su primogénito Muriel, de 34 años, lamentó la muerte y le deseó a través de sus redes sociales “fuerza” a todos los familiares y amigo.

“Es con mucha tristeza que recibimos la noticia de la muerte de José Agostinho Becker, padre de nuestros exporteros Álisson y Muriel. El ‘Club del Pueblo’ le desea fuera a los familiares y amigos en este momento de tanto dolor”, expresó el Internacional de Porto Alegre, donde se iniciaron ambos futbolistas.