Goleador legendario, Gerd Müller fallecido este domingo a los 75 años, se convirtió en ‘Der Bomber der Nation’ (‘El Bombardero de la Nación’ o ‘Torpedo’) impulsando al Bayern de Múnich y a Alemania a la cima del fútbol en los años 1970, antes de vivir un trágico declive.

“Estoy convencido de que la gente todavía hablará de él en cien años”, dijo en noviembre de 2020 su gran amigo Franz Beckenbauer, con quien fue campeón del mundo en 1974 y tres veces campeón de Europa de clubes de 1974 a 1976.

 

Podría leer: Más de 700 muertos en Haití tras terremoto de magnitud 7,2

 

El ‘Kaiser Franz’, a quien los alemanes valoran como el mejor jugador de su historia, se mostraba incluso humilde ante el talento de su excompañero: “En mi opinión, es el jugador más importante de la historia del Bayern. Gracias a sus goles el club llegó al nivel internacional en el que está todavía”.

El mundo del fútbol no había esperado su muerte para inclinarse ante este rechoncho e increíblemente vivo jugador de mediana estatura (1,76 m), que también ganó la Eurocopa en 1972 con el fabuloso equipo del arquero Sepp Maier, otro mito.

 

Lea más: Los talibanes entran en Kabul y el presidente afgano abandona el país

 

Para Karl-Heinz Rummenigge, uno de sus sucesores en el palmarés del Balón de Oro y actual dirigente del Bayern, “Gerd Müller fue el mejor delantero centro de todos los tiempos”. “Un delantero como no veremos nunca en el fútbol moderno”, añadía Joachim Löw, seleccionador que guió a Alemania a conquistar el Mundial-2014.

“Lento camino hacia el más allá”

En su 75º aniversario (el 3 de noviembre de 2020), su esposa Uschi concedió una emotiva entrevista, describiendo con pudor el “lento camino hacia el más allá” de su esposo, quien tenía la enfermedad de Alzheimer.

 

Podría interesarle: Messi, Ramos y demás fichajes parisinos presentados en Parque de los Príncipes

 

“Está casi 24 horas en la cama, solo tiene pocos momentos de lucidez”, desvelaba. “Es hermoso cuando abre un poco los ojos. A veces logra decir que sí o no moviendo una pestaña (…) está tranquilo y en paz, yo pienso que no sufre”.

Müller marcó más de 700 dianas en su carrera, pero algunas le hicieron entrar en la historia. Un doblete en la final de la Eurocopa-1972 contra la Unión Soviética (3-0) y, especialmente, ese tiro dentro del área dos años más tarde, en la final del Mundial-1974, en Múnich: el 2-1 del triunfo alemán contra los favoritos neerlandeses de Johan Cruyff.

 

Lea más: Expiden circular roja de Interpol contra cabecillas del ELN por atentado en la Escuela de Cadetes

 

Este gol, “el más importante” de su carrera, según él, también fue el 68º y último que convirtió en 62 partidos internacionales, y el 14º en otros tantos encuentros de fase final de Mundial (1970, 1974).

Su récord de goles en la selección fue superado por Miroslav Klose (71), pero Müller es el único goleador de la historia de la ‘Mannschaft’ (con más de 15 dianas) en tener una media de goles superior al tanto por partido.

 

Lea también: Cae clan familiar señalados de engañar jóvenes para explotarlas sexualmente en Panamá y Ecuador

 

Alcohol y depresión

En la Bundesliga, su total de 365 goles en 427 partidos parece imposible de alcanzar en nuestros días (el siguiente en esa lista es Robert Lewandowski con 278) pero, al marcar en 41 ocasiones en la temporada 2020-21, el polaco superó otro récord de Müller, el de 40 dianas en una campaña (en 1972).

Después del Mundial-1974, el ‘Torpedo’ decidió con tan solo 28 años poner fin a su carrera internacional, considerando que retirarse ganando un campeonato del mundo era el adiós más hermoso.

 

Lea además: Padre atacó a un hombre que tatuó a su hija sin su consentimiento

 

Pero el delantero siguió dando alegrías al Bayern de Múnich hasta 1979, equipo con el que ganó, además de sus 3 Copas de Europa, 4 títulos de campeón de Alemania (1969, 1972, 1973, 1974), 4 copas nacionales, una Recopa y una Copa Intercontinental.

Sin embargo, después de una última aventura en Estados Unidos (1979-1981), donde defendió los colores del Fort Lauderdale, Müller se sumergió en el alcohol y la depresión en cuanto se retiró.

 

Le puede interesar: Mamá le prendió fuego a su hija y se llevó a su nieta recién nacida

 

Fue salvado por su amigo y excompañero Uli Hoeness, quien le propuso regresar al Bayern para entrenar en las categorías inferiores.

La gran familia del Bayern, que nunca deja caer a sus mitos, se encargó de anunciar la noticia de su fallecimiento, como ya había hecho con su enfermedad.