El flamante campeón de la vuelta a España, Nairo Quintana, concedió quizás la rueda de prensa más divertida de su carrera deportiva. Sólo se puso muy serio cuando reconoció que el título del tour de Francia sigue siendo el gran objetivo.

Nairo dijo que uno de sus sueños sería que el equipo Movistar contratara al británico Chris Froome, pero eso sí, para que le sirva como gregario al corredor boyacense.