Luego de que las autoridades migratorias de Australia cancelaran la visa a Novak Djokovic para ingresar a Australia, el tenista serbio apeló su deportación y lo enviaron a un hotel de refugiados en ese país.

El número uno del mundo no va a ser expulsado ‘de forma inmediata de Australia, según informó el gobierno de su país.

Cabe recordar que Djokovic llegó al país para disputar el primer ‘Grand Slam’ del año, el Australian Open, que arranca el próximo 17 de enero.

Lea más: Sargento murió tras el ataque de un ciervo en la casa presidencial de Paraguay

El nueve veces ganador del mencionado torneo fue autorizado por la Federación Internacional de Tenis (ITF) para jugar el abierto, a pesar de la negativa de Djokovic para vacunarse contra el COVID.

Esta fue razón por la que Nole no pudo ingresar al país oceánico, además de que, supuestamente, ‘no llenó el formulario correcto para la visa solicitada’

“El señor Djokovic no proporcionó las pruebas adecuadas para cumplir con los requisitos de entrada a Australia y su visa fue cancelada”, había anunciado en un comunicado la Fuerza Fronteriza de Australia.

Conozca más: Perro guió a la Policía hasta su amo para rescatarlo tras accidente

¿Por qué Djokovic aún está en Australia?

Según el abogado del Estado, Cristopher Tran, Australia no prevé proceder a expulsar al tenista serbio antes de que se celebre la audiencia de apelación, el próximo lunes.

Entre tanto, Djokovic se encuentra refugiado en el Park Hotel de Melbourne, un establecimiento calificado como ‘infame’, pues allí se albergan a los detenidos que no pudieron ingresar legalmente a Australia.

A las afueras de ese recinto, se reunió un núcleo de personas que apoya a Nole y partidarios de la no vacunación.