La pereirana ocupó el segundo lugar en la competencia de gran fondo que terminó ganando Italia con Antonella Palmisano.

Arenas, nacida en Pereira y a sus 27 años, llegó a Tokio para participar de sus terceros Juegos Olímpicos y era una de las cartas de la delegación nacional, teniendo en cuenta que en sus últimas temporadas contaba con un título Panamericano en los juegos disputados en Lima, en el 2019 y un quinto puesto en el mundial de Doha de ese mismo año.

 

Podría leer: ¿Caterine Ibargüen se retira del atletismo?

 

Arenas, quien reside en Bogotá, se mantuvo toda la competencia en el grupo de punta, que hasta faltando 4 kilómetros para el final, estuvo compuesto por un grupo de seis marchistas.

Sin embargo, en el kilómetro 17 llegó el ataque de la italiana Palmisano, quien apretó el paso y sacó una luz de aproximadamente 15 segundos.

 

Lea también: “Bomba mundial”: las reacciones de la prensa argentina tras salida de Messi del Barcelona

 

Por detrás, Arenas, la china Jiauy Yang y la brasilera Erica Sena, encabezaron el grupo persecutor, pero Arenas en una jornada memorable también cambió el ritmo y se puso segunda en solitario cuando la carrera entró en la recta final de los últimos dos kilómetros.

La situación desesperó a la china Yang y a la brasileña Sena, quienes acumularon tres faltas y recibieron una sanción de dos minutos.

AFP

 

Le puede interesar: De una servilleta al adiós definitivo: así fue la era de Messi en el FC Barcelona

 

Por delante, Palmisano cruzó primera en la meta, entregándole a Italia la medalla de oro – que también había ganado en la categoría masculina – y Sandra Arenas, en una jornada histórica para Colombia, arribó segunda a 25 segundos para entregarle a Colombia su primera medalla de plata en la marcha olímpica y la cuarta en Tokio, mientras que China, con Hong Liu, se quedó con el bronce.

Arenas agradeció a todas las personas que siempre la han apoyado, pero asegura que durante la carrera tuvo “susto” y hasta sensaciones de “vómito”.

 

Conozca más: ¡Fantástico! Anthony Zambrano: plata en los 400 m planos de los Juegos Olímpicos

 

“Hoy tenía mucho susto, hace tiempo no sentía tanto susto, pero solamente pensaba y le pedía a Dios que me diera la fortaleza y la inteligencia para lograrlo y bueno, durante toda la carrera estuve tranquila. En una casi me caigo, en una tuve sensaciones de vómito, pero siempre tuve mucha tranquilidad”, indicó Arenas.

Arenas no se imaginó que tanta gente la apoyara, por ello reiteró el agradecimiento y sostuvo que ser medallista olímpica “no tiene descripción, en este momento no encuentro una descripción para esto que se ha logrado“.

AFP