En el barrio El Amparo de Bogotá, el Cubano Orlando Hernández es más conocido y querido que el mismo Fidel Castro. Formador de luchadores no solo para la vida, sino también para el deporte olímpico.