Óscar Figueroa, el flamante primer campeón olímpico colombiano, no ha parado de recibir reconocimientos por esa medalla de oro que obtuvo en Río de Janeiro. Para Óscar una de las mayores satisfacciones es escuchar a los pequeños que lo ven como un ídolo y que quieren seguir su ejemplo con la conquista de una medalla olímpica.