La lucha entre las parejas a veces termina siendo un motivo de preocupación, pero en el caso de Andrea Olaya y Marlos Guzmán, luchar todos los días ha sido el insumo que alimenta su relación sentimental.