Ocho metros de vuelo triunfal alcanzó "la piragua del aire", un diseño de los jesuitas del colegio San Bartolomé de Bogotá, que se impuso en el primer flug tag, organizado hoy en el parque Simón Bolívar de Bogotá. Hoy hubo fracasos, embarradas, fiascos y hasta payasadas de 36 tripulaciones por tratar de volar. Y el único que se desbarató antes del intento, fue el famoso Transmilenio.  

El “Día de volar” llegó a Colombia.

En el participaron 180 personas, que se las ingeniaron para construir 36 máquinas, supuestamente, con la intención de volar.

Pero todos no tuvieron la suerte, el ingenio y ni  la aerodinámica suficiente  para tratar de, por lo menos, volar un poco.

En medio del espectáculo el clavadista colombiano, salto desde un helicóptero a 25 metros de altura.

En el concurso,  la gran mayoría se arriesgó al fracaso, a las embarradas, a los fiascos y en últimas a las payasadas por tratar de volar.

El tercer lugar fue para constructores de “por si las moscas, así se llamaba la particular nave.   La casa voladora, alcanzó a sobresalir, y fue segunda.

Y el campeón: “La piragua en el aire, que se llevó el título por volar más lejos que los demás.

El equipo jesuita que representó al Colegio San Bartolomé, ganó por tener “alas para volar.