Aunque se esperaba un aplauso general hacia el delantero que podrá jugar el Mundial de Rusia, la reacción de sus compañeros fue la menos esperada.

Tras recibir el permiso, por parte de el Tribunal de Suiza, de participar en la Copa del Mundo, Paolo Guerrero se dirigió, de inmediato, a la concentración del equipo ‘inca’ que se encuentra en Austria.

Te recomendamos: Thaísa, la sensual brasileña que nunca desamparó a Paolo Guerrero

Acompañado de Edwin Oviedo, presidente de la Federación Peruana de Fútbol, el capitán de dicha selección llegó al hotel en donde fue recibido por varios fotógrafos a la entrada del lugar.

El jugador ingresó y encontró a sus compañeros cenando; allí se esperaba una ovación hacia Guerrero pero el silencio que había en el comedor del hotel fue notable; uno a uno, saludo a sus compañeros, quienes para algunos usuarios de redes sociales, se mostraron indiferentes ante la llegada de la estrella del equipo.

Publicidad

Mira también: Paolo Guerrero jugará el Mundial