Nairo Quintana (Movistar) confirmó, por primera vez, en la rueda de prensa de su equipo en la jornada de descanso de la Vuelta 2019, que la próxima temporada dejará el equipo en el que ha estado los ocho últimos años, desde 2012.

«Creo que he cumplido un ciclo y tendré que romper este matrimonio al menos por ahora», explicó el deportista contestando a la última pregunta que cerró su comparecencia.

A pesar de que era una marcha anunciada desde hace algún tiempo, Quintana todavía no lo había oficializado como lo hizo en Pau aunque dejó una puerta abierta incluso a un posible regreso en el futuro.

«No sé si luego regresaré o me quieran con el tiempo, pero de momento me tengo que marchar», afirmó.

Quintana reconoció que en la formación que dirige Eusebio Unzué, con la que ha conquistado el Giro de Italia 2014 y la Vuelta a España 2016, además de haber sido podio en el Tour de Francia tres veces, entre otros resultados, es donde «he pasado los mejores momentos de mi vida ciclista».

También se mostró «absolutamente agradecido con todos los que han formado parte del equipo en el tiempo» que ha estado, como ciclistas, masajistas, médicos, auxiliares y los que trabajan en las oficinas, tanto los que todavía están como los que ya han dejado el equipo. 

El pasado domingo se corrió la 9 etapa en la que Marc Soler, ciclista español del Movistar, se mostró bastante molesto con la orden del equipo de frenarse para esperar a Nairo Quintana. (Vea acá el video)

Soler, quien había estado en la fuga del día, lideraba la etapa con una ventaja de 17 segundos sobre el colombiano y el eslovaco Tadej Pogacar (UAE Team Emirates) a falta de tres kilómetros para el final de la subida al Alto Els Cortals D’Encamp.

Lea también: Entre la lluvia y el granizo, Nairo Quintana segundo en la etapa y nuevo líder de La Vuelta

El equipo Movistar al parecer le dio la instrucción a Soler de que se frenara para que ayudara a Quintana a sacar un poco más de diferencia frente al resto de los favoritos, algo que no le cayó nada bien al español que gesticuló en desaprobación a las órdenes de su equipo.

Sin embargo, Soler esperó a Nairo y durante algunos metros lo ayudó en el camino; Pogacar ya se había ido en solitario en búsqueda de la victoria de etapa.