Con la carrera lanzada, la naturaleza tomó cartas en el asunto. Un alud de nieve cayó sobre la carretera y la organización decidió para la carrera y darla por terminada con los tiempos establecidos en la cima del Iserán.

Lea también: Egan Bernal es nuevo líder del Tour de Francia y aún no le otorgan la etapa 19

El motivo fue el mal estado de la carretera a las puertas de Val d’Isère. Una granizada tremenda desfiguró la ruta. Restaban 22 kilómetros para meta y los trozos de hielo caían del cielo con auténtica violencia.

Ya no se podía hablar de una carretera de asfalto, sino de un río en toda regla que obligó a intervenir con urgencia a las máquinas quitahielos.

Le puede interesar: Quintana gana la etapa 18 del Tour y se mete en el top 10 de la general

La organización declaró sin vencedor la etapa que Bernal lideraba por delante de Simon Yates, justo cuando se decidió la neutralización. Lo que sí está confirmado es que Bernal tiene asegurado el maillot amarillo que hasta ayer vestía el francés Julian Alaphilippe, en la víspera de la última etapa de montaña, a dos días de la llegada a París.

Del blanco al amarillo, el mejor joven de la carrera ocupará el primer puesto antes de la decisiva etapa del sábado, desenlace de la carrera, que precede al paseo del campeón del domingo en los Campos Elíseos.