El próximo sábado se correrá una prueba atlética sobre 11 kilómetros y la consigna no es saber quiénes van a ganar, sino quiénes estarán dispuestos a ponerse en el lugar de los que han sido víctimas de las minas antipersona.