09/10/2017

Hace 32 años, en el partido que definió un cupo para el mundial de México 86, Ricardo Gareca se convirtió en el hombre más odiado por el pueblo peruano.

El entonces delantero de la selección argentina dirigida por Carlos Salvador Bilardo, fue el autor del gol con el que la albiceleste empató a dos tantos frente a Perú en el estadio Monumental de River. Ese gol, sirvió para eliminar al elenco inca, en beneficio de la albiceleste.

La historia de Gareca coincide con la de otro ídolo foráneo en tierras peruanas, el brasileño Didi.

El inventor de la Fohla seca, que es una manera muy particular de impactar la pelota, eliminó con un gol de tiro libre cobrado a su estilo, a Perú rumbo al mundial de Suecia 58.

Pero 12 años más tarde y como técnico de de la blanquirroja, se reivindicó llevándolos al mundial de México 70, tras el famoso empate a dos goles en La Bombonera frente a Argentina, con tantos de Cachito Ramírez.

Ahora el Tigre Gareca busca emular al gran Didi, borrando las heridas que dejó en el 85 como jugador, para devolver a Perú, esta vez como seleccionador, a un mundial luego de 36 años.

Sin embargo, para que eso ocurra, tendrá que superar mañana a una Colombia que tiene a su propio Tigre, más joven y en vena goleadora, como lo es Radamel Falcao García.

Javier Carbonell – CM&