El deportista extremo Luke Aikens protagonizó la imagen más escalofriante del domingo 31 de julio. Se lanzó desde 7 mil metros al vacío sin paracaídas. ¿Cómo logró sobrevivir? Se los contamos en la siguiente nota.