En Villavicencio, es tal la admiración que le tienen a Natalia Sánchez, la primera gimnasta colombiana, clasificada a unas olimpiadas, que le están preparando un homenaje muy especial.   Se trata una escultura, se la están haciendo sus propios  compañeros del grado once,  del colegio INEM, y piensan dársela como regalo de grado.

Natalia Sánchez, se alista para su primera olimpiada en Beijing  y trabaja seis horas diarias en su natal Villavicencio.

Su labor se incrementó más ahora cuando se acercan los olímpicos y debe cumplir con una preparación exigente.

A la par de sus entrenamientos, no descuida sus estudios y sus propios compañeros le están haciendo un homenaje:  Le moldean una escultura.

En la clase de Artes Plásticas, cada uno de los alumnos tiene una función especial.

Con esta escultura los alumnos del INEM, esperan no sólo sacar una excelente nota, sino hacerle un  homenaje a la mejor deportista del Meta.