Con un hecho lamentable terminó el campeonato nacional de voleibol para menores en Medellín… El técnico de un colegio de Bucaramanga se comportó como cualquier entrenador de fútbol salido de la ropa, como se dice popularmente

El orientador Jesús Chaparro decidió castigar en plena cancha a una sus dirigidas, de solo doce años, por sus errores cometidos a lo largo del partido… Al final la pequeña con más madurez que su entrenador, aceptó las disculpas esperando que el hecho no se repita…

Se jugaba la final del ponyvoleibol femenino  en Medellín, entre el equipo de Caucasia vestido de Amarillo y el de de azul de Bucaramanga.

El juego se vivía intensamente en la tribuna y en la cancha.

Hasta que llego el momento que cambio en ambiente en el coliseo,  el entrenador del equipo de Bucaramanga vestido decidió reprender a la jugadora de solo 12 años,  por sus errores.

Jesús Chaparro intento ayudar a su dirigida pero su asistente la aparto, segundos después de la tribuna le pidió que dejara la cancha.

La respuesta al final del partido era lógica..

Aunque segundos después el entrenador cambio su discurso.

La niña que abrazo al agresivo entrenador al final del juego respondió con madures.

Las directivas del colegio Gabriel Mistral de Bucaramanga tienen la última palabra sobre el futuro de este entrenador que agredió a su dirigida por que según no estaba jugando bien.