El tenista serbio Novac Djokovic decidió probar suerte en el sumo, en Japón, pero no esperó que tuviera tantas dificultades y no pudiera tener el control de la disputa, dejando en evidencia el desespero por la impotencia de no poder controlar a su opositor.

El número 1 del escalafón internacional normalmente logra tener el control de sus rivales y manejar los juegos, pero esta vez fue imposible controlar a un profesional en sumo.

El serbio intentó mover al menos unos centímetros a su rival, pero fue imposible. En un segundo intento, logró empujarlo, aunque era evidente que el japonés no puso mayor resistencia.

Publicidad

El encuentro del tenista con los deportistas nipones se dio previo a la participación de Djokovic en el ATP 500 de Tokio.

Cabe recordar que Djokovic jugará el martes 1 de octubre frente al australiano Alexey Popyrin a las 11:40 p.m. en el Coliseo Ariake.

Mira también:

Murray asegura que tiene intención de retirarse tras Wimbledon