Un doblete del atacante Vladyslav Supriaga y otro más de Giorgi Tsitaishvili le permitieron a Ucrania vencer 3-1 a Corea del Sur y coronarse por primera vez campeona del Mundial Sub-20. La última vez que un país de Europa del Este se había coronado fue en 1977 cuando la antigua Unión Soviética derrotó 9-8 en penales a México en la final.

El conjunto surcoreano se puso en ventaja rápidamente en el encuentro a través de un cobro penal transformado en gol por parte de Lee Kangin. La infracción, cometida en el límite del área, fue sancionada con ayuda del VAR (video arbitraje) y aprovechado por el volante del Valencia (España) para poner a su equipo adelante en el marcador.

Lee Kangin (Corea) anota el 1-0 parcial de penal. / Foto: AFP

Ucrania, pese a tener el control de la pelota y del juego, no era profundo y no podía generar opciones claras de gol. Sin embargo, a los 34 minutos un tiro libre frontal fue despejado por la defensa coreana hacia la mitad de la cancha; el rebote benefició a Vladyslav Supriaga y el atacante del Dinamo Kiev no perdonó para notar la igualdad de los ucranianos.

Lee también: Conmebol le dio otro cupo más a Colombia para la Copa Libertadores Femenina

En el inicio de la segunda mitad nuevamente Supriaga volvería a marcar para los dirigidos por Oleksandr Petrakov. El delantero aprovechó un buen pase filtrado de YukhymKonoplia para ingresar al área y definir a la carrera mientras el arquero Lee intentaba salir a achicar.

Publicidad

Vladyslav Supriaga, autor de dos goles en la final / Foto: AFP

Faltando pocos minutos para el final del encuentro Giorgi Tsitaishvili recuperó una pelota en su propia mitad de la cancha y comenzó una carrera que lo llevó hasta el borde del área de una defensa coreana muy abierta. El volante del Dinamo de Kiev remató cruzado y sentenció el título para los ucranianos.

Ucrania alcanzó su primer título Sub-20 en la historia, logrando el segundo para un país de Europa del Este luego del campeonato obtenido en 1977 por la antigua Unión Soviética. Por su parte, Corea se convirtió en el tercer país de la confederación asiática en ser subcampeón del certamen ecuménico juvenil luego de Catar (1981) y Japón (1999).