El exfondista brasilero Vanderlei Cordeiro de Lima fue el sorpresivo encargado de encender el pebetero en la ceremonia de apertura en Río. Su historia en Atenas 2004 sigue siendo de no creer.

Cuando Vanderlei lideraba la Maratón Olímpica en Atenas, un exsacerdote irlandés lo empujó haciéndole perder su línea de carrera. El atleta que marchaba en pos del oro tuvo que conformarse con el bronce.