El tenista danés de 19 años de edad, Holger Rune ha sido blanco de críticas luego de que en medio de un partido echara a su mamá a los gritos.

El torneo de Roland Garros ha sido protagonista de grandes y espectaculares cruces de tenistas, sin embargo, en las últimas horas, se vivió un incómodo momento cuando se disputaba el encuentro por los cuartos de final entre Casper Ruud (8) y el danés Holger Rune.

Podría ver: Video: Joven salió corriendo y dejó a su novia sola en medio de un atraco

El joven tenista Rune, se le vio un poco “impreciso” durante los primeros compases en uno de los descansos del tercer set cuando dejó en evidencia su malestar y descontento.

Luego de una hora y 58 minutos de juego, y con el resultado en contra al ir perdiendo por 4-3, el danés comenzó a gritar desde el banco ante la mirada atónita del resto de los presentes en el recinto.

El video fue publicado por el medio Infobae

Después de que las cámaras lo enfocaron, se dirigieron a las gradas para ver a quién gritaba el tenista y rápidamente enfocaron a una mujer quien se levantó del asiento y encaraba hacia uno de los túneles de salida. Posteriormente se conoció que la persona era su madre.

En medio de una rueda de prensa tras finalizado el juego, Rune se refirió al suceso: “Quiero mucho a mi madre, yo no la eché de la pista. Cuando estoy frustrado necesito que me dejen, no puedo estar escuchando a mi madre y mi entrenador”.

Mire más: Video | Pasajeros de un bus detuvieron a golpes a un ladrón que los atracaba con un arma de fuego

“No buscaba específicamente que se fuera, en el partido con Stefanos también se marchó. Ella sabe cómo darme paz”, agregó Rune.

El tenista ya había sido protagonista de otro polémico hecho en los vestuarios luego de vencer al griego Tsitsipas en la cuarta ronda del torneo: “Su equipo de trabajo vino a saludarme y me felicitó por el partido, son muy amables. Pero de repente, me encuentro con que Casper se acerca a mí y me pega un grito en la cara, como celebrando“.

Lea también: Conmoción en Bosa: Asesinan a una mujer frente a sus hijos cuando los llevaba al colegio

“Le dije que qué diablos estaba haciendo. Tú puedes celebrar y gritar en la pista, pero ese grito en mi cara es una falta de respeto. Fue muy antideportivo durante todo el partido, por eso no quise abrazarle ni hablar con él al final”, continuó.

Ante este último suceso, el padre de Ruud negó lo ocurrido y aseguró que el danés mentía, no obstante el papá de Rune, Aneke lo defendió expresando que “es vergonzoso”.

Lea más: ¿Cartel de Soat? Los hallazgos que encontró la Contraloría al fiscalizar a la ADRES

“Es vergonzoso. El padre no estaba cuando Casper hizo eso, solo lo vio su fisioterapeuta. Nunca habíamos experimentado un comportamiento así en el circuito ATP. Algo así te lo puedes encontrar en algún Future, pero no a este nivel. Ruud no es un verdadero top-10 a tenor de su comportamiento”, concluyó Aneke, papá de Rune.