Este fin de semana se vivió una particular situación durante un partido de fútbol en Honduras, por cuenta de un árbitro que amenazó con un arma a algunos jugadores, y un grupo de hinchas que ingresaron al campo para quejarse porque el referí no sancionó un penal.

Al parecer, el juez de campo no habría validado un penalti que favorecería al equipo que iba perdiendo, situación que desencadenó una tensión general en el lugar, ya que el juego estaba por terminar.

 

Le puede interesar: Habla el padre de joven médico que intentó huir a EE. UU. y cayó de un avión en Kabul

 

“El árbitro tiene una pistola”, dijeron varias personas, mientras los presentes en el campo de juego, y quienes estaban reclamándole el penalti, se alejaban del hombre que mantenía el arma en sus manos apuntando hacia el suelo.

Finalmente, un asistente del juez, lo invitó a retirarse junto al resto del público, y el partido se dio por finalizado, sin herido alguno.

 

Vea también: La historia del bebé que fue abandonado en un basurero y ahora es un millonario empresario