El delantero brasileño salió muy molesto por la expulsión por doble amarilla a los 69 minutos de la final de la Copa América.

Gabriel Jesús, que protestó vehemente la expulsión por parte del Roberto Tobar, salió bastante molesto de la cancha del Maracaná. Primero pateó una botella que estaba en el piso, luego le pegó un puño a una carpa donde se ubican los delegados de Conmebol y luego empujó la cabina del VAR que se encuentra a pie de cancha; gente que allí se encontraba evitó que esta se cayera.

Mira la reacción de Gabriel Jesús aquí: