El Bayern de Múnich ganó la Supercopa de Europa al imponerse 2-1 en la prórroga contra el Sevilla este jueves en el estadio Puskas Arenas de Budapest, en el primer partido europeo con público desde marzo.

El argentino Lucas Ocampos abrió el marcador de penal (minuto 13), sólo pudo frenar por un tiempo a la máquina alemana, que tuvo que emplearse a fondo ante los 15.000 espectadores que ocupaban las gradas con capacidad para 68.000 personas.

Sin embargo, Leon Goretzka igualó de tiro a bocajarro (minuto 34), entre los gritos de los aficionados de los dos equipos que salieron a llevarse la Supercopa de Europa, aunque el partido tendría que ir hasta la prórroga.

Publicidad

Con los minutos pesando en las piernas, el Bayern se mostró más dominante en los 30 minutos extras, en los que apareció Javi Martínez, un jugador poco habitual para dar la victoria a su equipo.

El español puso eñ 2-1 definitivo de cabeza (minuto 103) dando su segunda Supercopa europea al Bayern.

El español, que puede haber disputado su último partido con el Bayern, había entrado en el campo en el 98 por Goretzka y apenas cinco minutos después aprovechó un mal despeje del meta Bono para marcar de cabeza.

 

El Bayern se lleva así su segunda Supercopa tras la que había ganado en 2013 frente al Chelsea en los penales (5-4), en la que marcó también Martínez, aunque en aquella ocasión para poner el 2-2 y forzar los penales.