Después de haber conquistado el viernes pasado la séptima de las catorce cumbres superiores a los ocho mil metros, el escalador barranquillero Fernando González Rubio avanza ahora hacia su octavo reto.

Se llama el monte Makalu, está a una altura de ocho mil 463 metros y es considerado el tercero más peligroso de atacar después del K-2 y el Anapurna, cimas que ya fueron conquistadas por el deportista colombiano.

Siempre el proyecto del colombiano Fernando González Rubio, ha sido escalar los 14 montes, mayores a los ocho mil metros de altura. Y su ilusión comenzó en el 99 con el Cho Oyú. Luego fue el primer colombiano en llegar al Everest en 2001.

Después siguió el K2 en el 2004. Un año después el Nanga Parbat y el año pasado fueron Anapurna y Broad Peak, para completar seis.

Este año se trazó como meta escalar su séptimo ocho mil: El Daulaguiri y por eso desde que partió para el Himalaya, el pasado 15 de marzo, su meta era lograrlo y lo cumplió.

 “Se llama la montaña blanca”

Pero la llegada no ha sido fácil, antes de comenzar, tuvo un inconveniente.

“Nos dejaron tirados con 3.500 kilos de equipaje”

Publicidad

Pero así subió al lado del ecuatoriano Iván Vallejo, quien llegó a su cumbre número 14, siendo una de las 13 personas en el mundo en lograrlo.

“Soy el primer colombiano en llegar allá”

Ahora ya partió para el octavo monte, el Makalu, que está a 8.463 metros y que espera coronar a principios de junio.