Zach La Vine volvió a hacer estirar su metro con 96 centímetros y se quedó con el trofeo en el concurso de clavados de la NBA.