La construcción de viviendas de interés social no tuvo su mejor año en 2017. Según el Dane, tuvo una caída del 14,7 %, mientras que la caída de la vivienda que no pertenece a este programa fue del 10,2 %.

Al cierre del año pasado, el 55 % del área de viviendas de interés social correspondió a obras en proceso, el 28,4 % a obras paralizadas y apenas el 16,6 % a obras culminadas.

En 2017 se inició la construcción de más de 158.000 unidades, de las cuales cerca de 72.000 correspondieron al segmento de interés social.

Hay que recordar que en 2017 los precios de la vivienda crecieron 6,09 %, lo que se explica por los menores valores en los apartamentos.