La Superintendencia Financiera ordenó a los bancos que a partir del lunes 18 de mayo deben abrir la mayoría de las entidades.

Los bancos deberán garantizar al menos en un 85 % la atención a sus clientes y, además, la Superfinanciera establece que se deben adoptar protocolos y medidas especiales para evitar aglomeraciones y filas más allá de lo permitido bajo las condiciones de salubridad exigidas.