Wall Street y las bolsas europeas se desplomaban este lunes, tal como ocurrió horas antes con las plazas asiáticas, y el barril de petróleo Brent también se hundía y tocaba su nivel más bajo desde 2016, en un contexto de pánico por el coronavirus a pesar del esfuerzo de los bancos centrales.

Wall Street suspendió la operativa apenas abrió este lunes luego de que su índice S&P 500 cayera más de 7 %. Esta caída activó un mecanismo automático de interrupción de intercambios por un cuarto de hora. Al momento de la suspensión el S&P 500 se hundía 8,14%, el Dow Jones 9,76% y el Nasdaq 6,12%.

Algo similar ocurrió en la Bolsa de Sao Paulo, que interrumpió sus operaciones menos de media hora después del inicio de la sesión, cuando caía 12,53%.

En Europa las bolsas de París y Fráncfort se desplomaban más de 10%, Londres un 8,17%, Milán un 9,41%, Madrid 11,76%.

Antes había sido el turno de las plazas asiáticas, que cerraron también con pérdidas imortantes aunque más moderadas, como Shanghái (-3,4%), Shenzhen (-4,83%) y Hong Kong (-4,03%).

La bolsa de Tokio cerró por su lado en baja de 2,46% a 17.002,04 puntos. La bolsa de Australia en cambio se hundió un 9,7%.

Este nuevo «lunes negro» ante el temor de una recesión mundial de largo alcance se suma a las históricas pérdidas sufridas por las bolsas la semana pasada y abarca también el petróleo.

El barril de Brent caía el lunes más de un 9%, situándose en su nivel más bajo en cuatro años, debido al desequilibrio provocado por una abundante oferta de crudo y una demanda que disminuye por el coronavirus.