El recaudo de impuestos en las regiones registró una fuerte caída de 45 % en abril, como consecuencia de la parálisis económica por la pandemia del coronavirus. Los departamentos dejaron de recibir más de $280 mil millones, en solo un mes.

Según un informe de la Federación Nacional de Departamentos (FND), la dramática disminución de recursos afecta con mayor impacto a 9 departamentos a saber: Casanare, Valle del Cauca, Bolívar, Sucre, Santander, Cundinamarca, Caquetá, Caldas y Norte de Santander.

El director de la FND Carlos Camargo afirmó que “ha venido insistiendo ante el Gobierno nacional sobre la necesidad de estudiar nuevas fuentes de financiación con el propósito de mitigar el impacto económico que ha tenido la pandemia en los territorios. Con los gobernadores y sus equipos financieros vamos a continuar articulando y coordinando ante el Gobierno del presidente Iván Duque, todas las propuestas concernientes a reducir el impacto que ha tenido el COVID-19 en las finanzas departamentales”.

El informe señala que según “información de las Secretarías de Hacienda Departamentales, la parálisis que ha generado la pandemia en algunos sectores de la economía y la caída en el consumo de productos que pagan impuesto al consumo, como los licores, cervezas y cigarrillos, han llevado a una disminución en las rentas de todos los departamentos”.

Agrega el estudio que durante “el mes de abril, las rentas presentan un 45% de disminución en recaudo con respecto al mismo mes de 2019 y un 10% de reducción en el primer cuatrimestre del año con relación al mismo periodo del año anterior”.

Las mayores caídas en recaudos tributarios para los departamentos corresponden a “impuestos sobre vehículos (-90%), impuesto de registro (-71%), loterías foráneas y ganadores de sorteos ordinarios y extraordinarios (-77%), los impuestos al consumo de Licores (-37%), Cervezas (-32%), la sobretasa a la gasolina (-37%) y la Contribución sobre contratos de obras (-39%), son las rentas más afectadas por la emergencia del COVID-19”.