Las Centrales obreras plantearon desde ya la discusión en torno a cuál debe ser ajuste de sueldos para el año entrante y de antemano dijeron que se debe compensar a los trabajadores que han visto mermado su poder adquisitivo.

El presidente de la CUT, Diógenes Orjuela, afirmó que el principal debate va a ser cómo resolver que haya dinero en el bolsillo de los colombianos. Nosotros creemos que el papel que va a jugar el Gobierno va a ser fundamental.

Si en tiempos normales planteábamos el 12 por ciento, hemos dicho que se va a necesitar, contrario a lo que piensan muchos sectores un incremento mucho más elevado”, agregó Orjuela.

En el mismo sentido se pronunció el presidente de la CGT, Julio Roberto Gómez, quien afirmó que la crisis que vive el país por la pandemia “no puede ser una disculpa para que no se haga el incremento como corresponde”.

El dirigente agregó que “estamos en la línea de defender los derechos de la clase trabajadora y del conjunto del pueblo colombiano. Es la hora de la justicia social y esperamos que los gremios y el Gobierno obren en consecuencia”.

Publicidad

El presidente de la CTC, Luis Miguel Morantes afirmó que el ajuste al salario mínimo para el 2021 debe ser “significativo” porque la pandemia dejó graves secuelas en la economía de los trabajadores.