Un informe de la CEPAL y la OIT estima que la pandemia del COVID-19 dejará en América Latina 11,5 millones de nuevos desempleados.

Así las cosas, se incrementará el número total de desocupados a 37,7 millones de personas durante este 2020.

La contracción económica en América Latina que CEPAL estima será de un 5,3% este año “la peor desde 1930” y tendrá «efectos negativos» sobre la tasa de desocupación de la región.

Dichas cifras pasarán de un 8,1% del 2019 a un 11,5% este año, según las proyecciones presentadas por ambos organismos en Santiago de Chile.

Ambas organizaciones esperan un marcado deterioro de la calidad del empleo en la región donde la tasa media de trabajos informales ya alcanza el 54%, afectando principalmente a los sectores más vulnerables.

La organización Internacional del Trabajo (OIT) estima la reducción de un 10,3% de las horas de trabajo, lo que afectará a unos 32 millones de personas, esto debido a la crisis sanitaria y las medidas de confinamiento tomadas por los países latinoamericanos.

Las cifras de desempleo afectarán duramente a los más vulnerables de la región, provocando el aumento de la pobreza en 4,4 puntos porcentuales y la pobreza extrema 2,6 puntos porcentuales con respecto a 2019.

«Esto implica que la pobreza alcanzaría entonces a 34,7% de la población latinoamericana (214,7 millones de personas) y la pobreza extrema a 13% (83,4 millones de personas)», alertó la CEPAL.

El coronavirus ha provocado más de 600.000 contagiados y más de 33.000 muertos en toda América Latina.