La grave crisis que afrontan los cultivadores de papa en el centro y sur del país los llevó a convocar una movilización para el próximo 13 de noviembre.

El Gobierno asegura que las importaciones han disminuido y que la producción es parecida a la del año pasado.

Es decir, 2.7 billones de toneladas, dicen que la crisis se debe a la baja demanda.

Para la próxima semana se tiene prevista una reunión con el Consejo Nacional de Papa, pues para fin de año saldrían al mercado otras 400 mil toneladas del tubérculo.