Todos los sectores agropecuarios han coincidido con el efecto negativo que tendría el consumo, si el Gobierno decide gravar los alimentos con el 18 % de IVA.

Los casos más dramáticos los encontramos en el huevo y el pollo.

“Si me comía dos huevos, ahora nos vamos a comer uno. Si comprábamos pollo, ahora vamos a comprar menos pollo o sus derivados y a la sopa le vamos a tener que echar más agua para que rinda para todo el mes”, indicó Gonzalo Moreno, presidente de Fenavi.

La leche también tendría un efecto, incluso sanitario, para la gente.

“Podrían verse forzados a cambiar hacia productos producidos en la informalidad, con muy bajos estándares sanitarios, porque definitivamente al no pagar impuestos usted tiene la posibilidad de llevar productos extremadamente más baratos al consumidor final”, explicó Jeffrey Fajardo, presidente de Asoleche

Por su parte, Jorge Ostos, presidente de PorkColombia, dijo que “un colombiano promedio va a pagar en IVA, por la carne de cerdo, lo que paga por los transportes en un TransMilenio en Bogotá, de una semana”.

Cabe recordar, que el presupuesto de la comida para la clase media en Colombia, está a rededor de 700.000 pesos mensuales.