A partir de este viernes primero de mayo estará prohibido cobrar intereses superiores al 27,2 % por préstamos, sopena de incurrir en el delito de usura.

Esta cifra es 0,75 % inferior a la que ha estado vigente.

La medida corresponde a la resolución 0437 expedida por la Superintendencia Financiera, en la que establece nuevos topes para el cobro de intereses en créditos de consumo y ordinarios.

Así mismo, se estableció que los prestamistas y establecimientos de crédito no podrán cobrar intereses de mora superiores al 27, 2 %.

La reducción de la tasa de usura se da en momentos en que diversos sectores enfrentan dificultades para acceder al crédito y en el que los gremios de la producción piden rebajar los costos del dinero para sortear la crisis por el coronavirus.