El Banco de la República, que hoy decidió mantener sus tasas de interés en 1,75 %, espera que los precios de los alimentos bajen en las próximas semanas y que se corrijan las alzas que se registraron con motivo de los paros y los bloqueos de carreteras ocurridos en mayo y junio.

Al término de la reunión de la Junta Directiva el gerente del Emisor, Leonardo Villar, explicó que la expectativa es que los precios regresen a la estabilidad que traían antes del paro.

Afirmó que “hay una expectativa de ajuste a la baja, tras el aumento temporal que se dio en el contexto de los paros, en el caso de algunos alimentos no perecederos que son importados hay una tendencia global a cierto incremento en sus precios, al cual le tendremos que hacer seguimiento, pero que constituyen una porción más baja que los perecederos”.

Le puede interesar: Capturan a siete mujeres que viajaban con droga a Cómbita, en Boyacá

Para el Gobierno los ajustes de precios que se perciben todavía en supermercados y plazas de mercado están relacionadas con el “desabastecimiento por los bloqueos es una de las razones, hay también un análisis sobre el incremento de precios derivado de las dificultades de la cadena de proveeduría a nivel global, que afectan también el comportamiento de precios”, según precisó el ministro de Hacienda, José Manuel Restrepo.

El funcionario, quien también hace parte de la Junta del Emisor afirmó que “la inflación anual en mayo superó los pronósticos y esa presión se dio en alimentos y particularmente en los perecederos”.

Vea también: Capturan a presuntos asesinos del policía hallado en el río Cauca

Sobre la posible prolongación de las alzas, Restrepo explicó que “eventualmente parte de ese incremento podría tener alguna persistencia y podría afectar las expectativas, pero sin embargo a la fecha, las expectativas permanecen ancladas, justamente por ello se toma la decisión que se toma. Naturalmente esto será objeto del análisis de lo que viene a continuación”.

Y aunque los bloqueos de carreteras ya fueron levantados, los precios de la carne, del pollo y de frutas y verduras se mantienen todavía altos, especialmente en los expendios en Bogotá y otras grandes ciudades.