El Dane reveló que durante febrero de 2021 las cotizaciones de las hortalizas y verduras subieron en comparación con enero del mismo año.

Según la entidad de estadística, el panorama no fue el mismo para los lácteos y cereales que representaron una baja para ese periodo.

En el grupo de hortalizas y verduras subió la cotización mayorista de los alimentos como la remolacha, el chócolo de mazorca y el fríjol verde cargamanto.

Dicha alza se presentó en 25 de los 28 mercados donde se negociaron esos productos.

Publicidad

 

 

En Bucaramanga el alza fue del 105,52 % para la remolacha, ofreciéndose el kilo a 2.754 pesos.

En el caso de los lácteos y huevos, en febrero de 2021 disminuyeron las cotizaciones mayoristas del queso costeño y los huevos rojos A, B y AA.

Además, se redujo el precio del queso costeño en 20 de los 25 mercados donde se negoció.

Con relación a las frutas frescas, para febrero en comparación con enero, se incrementaron los precios de las manzanas roja y verde importadas, la mora de Castilla, el lulo y el limón Tahití.

 

 

El aumento se registró en 36 de los 37 mercados mayoristas donde se vendió.

En Cúcuta se presentó el alza más marcada con 28,48%, ofreciéndose el kilo a $8.021 en el segundo mes de año.

En febrero de 2021 frente a enero de 2021 cayeron los precios de los arroces de primera y excelso y la lenteja importada.

Descendieron las cotizaciones mayoristas del arroz de primera en 25 de los 33 mercados donde se negoció.

Según los comerciantes, esta situación se debió a la salida de las cosechas en Meta y Córdoba.

En Barranquilla el kilo se ofreció a $2.628 y el descenso fue del 4,78% frente a enero.

 

 

El reporte del Sipsa muestra variedad en la cotización de los precios, los tubérculos por problemas de oferta suben en su precio al igual que las hortalizas y las verduras.

En el caso del arroz presenta una reducción de precios por la buena cosecha registrada al cierre de 2020 que mantiene el nivel de inventarios en terreno positivo.

Algunos productos tuvieron buena cosecha, pero los precios permanecen estables ya que el consumo de los hogares aún no responde por la crisis de la pandemia.

El nivel de consumo está muy por debajo del promedio nacional antes de las medidas de confinamiento decretadas por el Gobierno para detener la propagación del coronavirus.