Lo único que le impide convertirse en rico es su propia idea de lo que significa serlo, al menos eso dice el millonario alemán Phillipp J. Müller, en su libro “dinero correcto”, entregó unas reglas de oro con las que cualquiera puede convertirse en millonario si aprende a pensar como una persona rica.

Las películas y las historias sobre “dinero fácil” han llevado a la gente a creer que los ricos no hacen más que gastar dinero. Se cree que todo su éxito se debe a la suerte o la fama. Pero Müller asegura que, la realidad es diferente.

Para convertirse en un verdadero millonario, hay que adoptar una actitud de consumidor consciente: hay que considerar si realmente quieres lo que compras.

Lo más visto: Condenan a hombre que violó, decapitó e hirvió la cabeza de una joven

Por lo anterior, estas son algunas reglas para adquirir la actitud de consumidor consciente y poder llegar a convertirse en millonario, las cuales fueron explicadas por el medio estadounidense Business Insider y el medio alemán Gründerszene, con base en la filosofía de Müller:

Ahorrar es importante

Müller recomienda convertir el ahorro en un hábito de inmediato. Es un concurso entre la satisfacción a corto plazo y la satisfacción a largo plazo.

“Se trata de si quieres gastar dinero en el quinto par de zapatillas hoy porque crees que las necesitas absolutamente, pero luego solo las usas una vez”, afirmó.

Al principio, según Müller, probablemente primero tendrás que entender que siempre puedes ahorrar. Müller, por ejemplo, está completamente en contra de salir a comer o tener muchas suscripciones en plataformas como Netflix, Spotify, entre otras.

Evita cualquier tipo de deuda

No debe comprar nada que no pueda pagar, aconseja Müller. Esa es una regla simple que le ayudará a evitar los caprichos.

“¿Quieres un teléfono inteligente, pero no tienes el dinero? Si no es así, no compra un teléfono inteligente”, explica Müller.

“Puedes poner una nota en tu billetera que diga: ¿Realmente necesito esto? con el tiempo, esta pregunta se convierte en un hábito, hasta que finalmente ya no necesitas la nota”, aseguró Müller.

Vea también: (Video) Hombre se rompió el cuello al tratar de saltar por torniquete del metro de Nueva York

Cuando esté endeudado, no entierre la cabeza en la arena

Antes de buscar una solución rápida para pagar las deudas, es importante hacer un balance de la situación. De lo contrario, se puede caer en el error de crear nuevas deudas para pagar las antiguas.

Enumera todas las deudas que tienes. Luego, piense en una cantidad que puede pagar cada mes y usar ese número para calcular cuántos meses le tomaría pagar la deuda.

Contacto activo con los acreedores

Müller aconseja ponerse en contacto de forma proactiva con sus acreedores antes que se comuniquen con usted.

“Esto lo distingue de la mayoría de los demás deudores de manera positiva”, explica. Si no puede pagar, sería mejor ser abierto al respecto en lugar de esperar una llamada.

Si revela honestamente su situación financiera, la otra parte generalmente le hará una contraoferta, por ejemplo, una extensión del plazo o una exención de intereses.

“Si le debes algo a alguien, tendrá un impacto negativo en tu vida. El dinero no es solo un medio puro de intercambio, sino también energía que fluye”, afirmó Müller.

Conozca más: (Video) Delincuentes rapan a la fuerza la cabeza a una mujer por haberles pitado para que avanzaran

Evita los símbolos de estatus falsos

Cuando se piensa en un millonario, se asocia con automóviles caros o un reloj costoso o una casa imponente. Según dice Müller, esos símbolos de estatus no tienen nada que ver con la mentalidad millonaria.

“¿Realmente tiene que ser el viaje de larga distancia en el que gastas rápidamente dos o tres meses de salario?”, pregunta Müller.

Por último, entregó como adición una última regla:

Ejercite el autocontrol y sea consciente de la tentación

Las tentaciones se ven diferentes para todos. Si no puede controlarse durante la venta, simplemente no pase por las tiendas y así con las tentaciones que cada persona tenga.

Según Müller, se deben buscar alternativas a los impulsos de la tentación.