La economía mundial podría recuperarse en alrededor del 4% en 2021, pero la cantidad de personas que viven en la pobreza extrema no cambiará, según un artículo del Banco Mundial.

Esto se debe principalmente a las tasas de crecimiento de los países más pobres, explican los cuatro autores de la publicación, entre ellos Andrés Castaneda Aguliar, del departamento de desarrollo económico del Banco Mundial.

La institución con sede en Washington dijo que el número de personas que están en la pobreza extrema podría aumentar este año de 70 a 100 millones debido al impacto económico de la pandemia de covid-19.

Publicidad

Este aumento borrará el avance obtenido en los últimos años en la lucha contra la pobreza y podría complicar el objetivo de terminar con la pobreza extrema para 2030.

«Nigeria, India y República Democrática del Congo, tres países que, de acuerdo con nuestros datos, albergan a más de un tercio de los pobres del mundo, tendrán tasas de crecimiento del PIB per cápita respectivamente de –0,8%, +2,1% y +0,3%«, indican los autores del blog.

Considerando que al mismo tiempo las tasas de crecimiento de la población de estos países será de 2,6%, 1% y 3,1%, «esto es apenas suficiente para una reducción duradera de la pobreza«, agregan.

En una publicación anterior, estos expertos señalaron que África subsahariana podría ser la más afectada en cantidad de nuevos pobres.

Esta vez, sostienen que la situación es «particularmente preocupante en la India, que alberga a muchas personas pobres del mundo«.

La situación es «prácticamente igual» para el África subsahariana en comparación con las últimas estimaciones.

De los 176 millones de personas que vivirán con 3,20 dólares por día, dos tercios están en el sur de Asia. 

De los 177 millones de personas que sobrevivirán con 5,50 dólares diarios, «muchos nuevos pobres están en Asia oriental y el Pacífico, y pocos en África subsahariana, simplemente porque pocas personas allí tienen tal nivel de vida«.