La OCDE corrigió a la baja sus previsiones de crecimiento de la economía colombiana para 2017 pero las mantuvo para 2018.

Su informe semestral de Perspectivas apuntó a un incremento del 1,7 % en el producto interior bruto (PIB) colombiano en 2017, cuatro décimas menos que lo anunciado hace seis meses.

La reforma tributaria de 2016, una baja confianza de los consumidores, un declive continuado en las exportaciones de petróleo y una tasa de desempleo todavía elevada, del 9,2 % en 2016 han pesado sobre el consumo de los hogares.

La OCDE estimó que el histórico acuerdo de paz firmado en noviembre de 2016 con las FARC impulsará la inversión, al igual que lo harán mejores condiciones de financiación y nuevos proyectos de infraestructuras, mientras que el consumo privado crecerá gracias al fortalecimiento del mercado laboral.

Su informe concretó que la productividad se vería impulsada con políticas que fomenten la inversión en innovación, lo que mejoraría la competitividad y la calidad de las infraestructuras y de la educación, y contribuiría a cerrar la brecha en la igualdad de género.

Para 2018, el organismo ve un fortalecimiento impulsado por tipos de interés más bajos y un alza de las exportaciones.

Redacción Internet – CM&