El precio del bitcóin, que se disparó en los últimos meses, alcanzó un nuevo récord este lunes tras el anuncio del fabricante de vehículos eléctricos Tesla de una inversión de 1.500 millones de dólares en la criptomoneda.

El bitcóin alcanzó los 43.725,51 dólares, alrededor de 155 millones de pesos colombianos; un nuevo máximo histórico, aunque unas horas después ha venido retrocediendo ligeramente.

Alrededor de las 13h10 GMT, la principal criptomoneda del mundo seguía ganando un 9,55%, hasta los 42.352 dólares, lo que supone un aumento de casi el 50% en lo que va de año.

Publicidad

La inversión de Tesla

El fabricante de vehículos eléctricos Tesla anunció una inversión de 1.500 millones de dólares en bitcoins.

Además, la empresa señaló que comenzará a aceptar moneda virtual como medio de pago de sus automóviles.

Días atrás, Elon Musk, fundador del fabricante de vehículos eléctricos, cambió temporalmente su descripción de Twitter a «#bitcoin».

 

 

El anuncio, parte de un documento enviado el lunes al regulador de la Bolsa de Valores estadounidense, la SEC, es un signo de confianza en la criptomoneda.

Tesla indicó que recientemente cambió su política de inversiones para diversificar sus fuentes de liquidez y ganar flexibilidad para poder remunerar en gran medida a sus accionistas.

Así, la junta directiva, a través del comité de auditoría, dio luz verde a la empresa para invertir en distintos activos financieros, incluida la criptomoneda.

La moneda virtual creada por anónimos y administrada por una red descentralizada es particularmente volátil.

 

 

Esa característica y el anonimato que brinda a sus usuarios no son bien vistos por las autoridades, que piden una regulación más estricta.

Janet Yellen, la secretaria del Tesoro de Joe Biden, advirtió durante su confirmación en el Senado de Estados Unidos que las criptomonedas se usaban «principalmente» para el financiamiento de actividades ilícitas y que representaban una «preocupación particular».

El gobierno de Estados Unidos agregó que se deben buscar formas de limitar su uso y asegurarse de que no se conviertan en una forma de lavar dinero.