Un estudio de la Universidad de Antioquia señala que, como consecuencia de la cuarentena en el país por la pandemia, el 87% de los hogares que reportaron una disminución de sus ingresos tuvieron alguna dificultad en el último mes para cumplir con sus obligaciones, y de éstos, el 60% debió acudir a un préstamo.

También se afirma que, como efecto de la cuarentena, hay un aumento en el nivel de estrés de los hogares y que las familias que más se ven afectadas son aquellas con ingresos por debajo de $1 millón al mes.

Así, se estimó que al 44% de los hogares les tomará por lo menos un año retomar su nivel económico.

La encuesta fue elaborada a 1.758 hogares, por el Grupo de Economía de la Salud (GES) de esta universidad. Justamente, Jairo Humberto Restrepo, coordinador de este grupo, explicó que con este contexto se generaron dos efectos económicos directos:

  • Ajuste al interior de los hogares en donde lo que más se perjudica son los bienes de lujo o innecesarios. En este caso, se debe revisar el presupuesto para identificar los gastos que corren el riesgo de recortarse. Por ejemplo, la medicina prepagada o las pólizas.
  • Con la pérdida de empleo, especialmente del empleo formal, se reducen los ingresos por cotizaciones y aumenta el tamaño de la familia. Entonces, habrá que ver si la persona pasa al régimen subsidiado o a ser beneficiarias de un cotizante. En este caso, si se reduce la cotización, necesariamente el sistema tiene que garantizar la cobertura con recursos fiscales.

Impacto en la salud

El mismo análisis de la Universidad de Antioquia señaló que en el 47% de los hogares encuestados había algún paciente crónico, «de los cuales el 40% dijo haber sufrido alguna interrupción en sus tratamientos como efecto de la cuarentena, lo cual ha impactado negativamente su salud».

Adicionalmente, el 43% de esos pacientes crónicos que tuvieron algún quebranto de salud durante la cuarentena no acudieron a servicio médicos o porque estaban solos o porque no podían a salir debido a la cuarentena, por lo cual Restrepo hace un llamado a pensar en mecanismos de teleasistencia o envío de medicamentos a domicilio.