Cuando usted empieza su historia laboral, es decir consigue su primer trabajo, tenga en cuenta que usted decide cuál es el fondo de pensiones en el que va a cotizar.

Recuerde que usted como trabajador tiene dos opciones, cotizar en un fondo público administrado por pensiones o en alguno de los fondos privados.