Las guerras y los desastres naturales provocan que 124 millones de personas padezcan de hambre. Así lo revela un informe que elaborado por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura y la Unión Europea.

Se trata de un grave incremento con respecto a 2016, cuando había 108 millones de personas afectadas en 48 países, Hoy son 51 países los que necesitan ayuda urgente para no morir.

Según el Informe Mundial sobre crisis alimentarias, esta situación representa una amenaza inmediata para la vida de las personas.

Los conflictos son la causa principal de las hambrunas que padecen 18 países, 15 de ellos situados en África o en Oriente Medio, afectando a 74 millones de personas.

Sequías y otros desastres climáticos causaron crisis alimentarias en 23 naciones, principalmente africanas.

Tres millones de latinoamericanos padecen inseguridad alimentaria, la mayoría residentes en países como Haití, Honduras, Nicaragua, El Salvador y varias regiones de Venezuela.