125 muertos y 200 heridos fue el fatídico saldo en la noche del pasado sábado en un estadio de Indonesia, luego de que fanáticos enardecidos invadieron la cancha y la policía respondió con gases lacrimógenos, lo que provocó una estampida, dijeron las autoridades.

La tragedia ocurrida en la ciudad oriental de Malang es uno de los episodios más mortales del mundo registrados en estadios.

Seguidores del Arema FC invadieron la cancha del estadio Karnjurhan en la ciudad oriental de Malang luego de que su equipo perdió 3-2 ante el Persebaya Surabaya, la primera derrota ante su archirrival en más de dos décadas.

La policía intentó persuadir a los fanáticos de regresar a las gradas y dispararon gas lacrimógeno después de la muerte de dos policías. Muchas de las víctimas murieron pisoteadas o sofocadas, de acuerdo con las autoridades.

El jefe de la policía de la provincia de Java Orienta, Nico Afinta señaló que los fanáticos “en un punto se dirigieron a la salida. Se hizo un congestionamiento y en el proceso de acumulación quedaron sin aire”.

Imágenes captadas dentro del estadio durante la estampida mostraron gran cantidad de gas lacrimógeno y gente trepándose a las vallas.Algunas personas cargaban espectadores heridos en medio del caos.

Otras imágenes divulgadas en redes sociales muestran a personas gritando obscenidades a los policías, que se resguardaban con escudos. El estadio tiene capacidad para 42.000 personas y según las autoridades estaba lleno. La policía indicó que unas 3.000 personas invadieron la cancha.

“Quisiera destacar que (…) no todos los asistentes tuvieron conducta anárquica. Solo unos 3.000 que ingresaron a la cancha, señaló Afinta.

32 niños entre los 125 fallecidos

Al menos 32 niños murieron en la estampida en un estadio de Indonesia, en la que fallecieron un total de 125 personas, declaró el lunes a la AFP un funcionario del Ministerio del Empoderamiento de la Mujer y la Protección de la Infancia.

“Según los últimos datos que hemos recibido, de las 125 personas que murieron en el accidente, 32 eran niños, siendo el más joven un niño de tres o cuatro años”, dijo Nahar, que como muchos indonesios solo tiene un nombre.

El álgido testimonio de un técnico chileno

“Hubo aficionados que murieron en brazos de jugadores”, contó este domingo a la radio española Cadena Ser el entrenador chileno del club indonesio Arema, Javier Roca, al relatar cómo vivió en el estadio de Malang la avalancha que provocó al menos 125 muertos.

“Tras el partido me fui al vestuario y algunos jugadores se quedaron en el campo. Al volver de la rueda de prensa me encontré con la tragedia y con el caso dentro del estadio. Los muchachos pasaban con víctimas en brazos“, explicó Javier Roca, técnico del equipo local en el partido de la tragedia.

“Estoy destrozado mentalmente. Siento una carga muy fuerte, incluso responsabilidad. Los resultados mandan y determinan lo que pasa al acabar. Si hubiésemos empatado, esto no hubiese pasado”, dijo.